Piscina y seguridad en un vacacional

Enviamos a nuestros hijos a un vacacional de verano, ellos se van muy contentos. Hemos escogido uno que tiene entre sus actividades la natación. Nuestros niños saltan de la alegría por haber esperado todo el año escolar para disfrutar de sus días de relax. Nosotros nos quedamos contentos, pero un poco intranquilos, con la interrogante de saber si el centro vacacional cumple con todas las seguridades del caso para el cuidado de nuestro chicos, y más, si este ofrece una experiencia con piscina.

Ante estas dudas hemos creado este artículo en base a nuestra experiencia para que los padres puedan investigar y cerciorarse si el lugar que ofrece piscina y diversión tiene todo lo necesario para recibir a nuestros hijos.

Una piscina normal tiene 28 grados centígrados,  temperatura normal para adultos; una piscina para niños debe tener 32 grados, temperatura ideal para el trabajo de enseñanza con bebes y chicos de hasta 15 años.

El niño debe asistir con terno de baño a las clases de natación, de preferencia de licra o con la ropa de nadar que se sienta más cómodo; zapatillas de baño para cuidar su higiene en caso de bacterias y una toalla para mantener su temperatura corporal, ya que al salir del agua esta baja mucho y puede afectar al infante. A partir de los 6 años pueden asistir con lentes de baño para proteger sus ojos.

Mientras más niños pequeños acudan al vacacional, se necesita la asistencia de más instructores. En un grupo de 15 niños de 3 a 5 años, se necesitan 2 a 3 instructores en agua y una parvularia en tierra, quien estará pendiente de la seguridad de los niños desde afuera y apoyando al instructor con los materiales.

En caso de un accidente dependiendo el tipo se realiza RCP, si este es un ahogamiento. El centro vacacional debe contar con seguro ambulatorio, el cual debe asistir en un máximo de  10 minutos ante cualquier emergencia.

Si un niño no sabe nadar un instructor le brinda tranquilidad y alegría por medio de buena comunicación y sociabilización con el resto de niños. El niño pierde el miedo a la piscina por medio de dinámicas, juegos y canciones más la utilización de juguetes o los materiales acuáticos propios de la actividad.

La clases son de 45 minutos de duración, previamente se realizan 10 minutos de estiramiento físico y circuitos de rapidez con equilibrio.

Las actividades en el agua dependen de las edades: circuitos acuáticos, educativos de todos los estilos, utilización de tablas con saltos, inmersiones. En AQUATIX trabajamos «actividades lúdicas acuáticas con enfoque educativo».

Al salir de la piscina los chicos se duchan para retirarse el cloro. La acumulación de este químico en ojos, oídos, nariz, axilas y genitales pueden producir infecciones, sarpullidos y alergias.

Al salir del agua los niños deben hidratarse para recuperar los líquidos perdidos y comer algún dulce para subir la energía.

Después de toda esta actividad física y recreativa, de vivir una experiencia inolvidable los niños llegan a su casa a descansar.

Si deseas revisar más sobre nuestro vacacional 2017 dale clic AQUÍ

 

 

 

Entrada anterior
La importancia del contacto visual al momento de nadar con tu bebé
Entrada siguiente
La importancia del arte en los niños
Lo siento, debes estar conectado para publicar un comentario.
Menú
Quieres más información? Chatea con nosotros